El miedo me paraliza.

new_4677

En una entrevista laboral seguramente una de las emociones principales que te impide estar tranquilo es el miedo: miedo a la entrevista, a no dar la talla, a no conseguir lo que deseas, a un descontrol corporal, miedo al rechazo, etc.. Para poder controlar este miedo, lo primero que vamos a hacer es conocer qué es, cómo funciona y cómo se enfrenta. De esta forma, tanto en una entrevista de trabajo como en cualquier situación cotidiana que te genere este malestar, podrás gestionarlo y volverlo a tu favor.

¿Qué es el miedo?: es una de las emociones más básicas y poderosas del ser humano, se da en cualquier cultura y época. Es una emoción necesaria, pero en el fondo desagradable que nos hace sentir mal, nos genera ansiedad, hace que nuestro organismo reaccione físicamente, es una emoción pasiva que nos lleva a sentirnos indefensos y hace que cuando lo sintamos, nos retiremos o alejemos de la fuente que lo produce, precisamente por eso, porque nos hace sentir mal. El peligro está relacionado con un peligro inminente, pero es la ansiedad asociada la que nos hace anticiparnos a los peligros futuros.

Su función:  fundamentalmente su función es la supervivencia, porque sin él simplemente moriríamos. Vivir sin miedo sería vivir de una forma muy arriesgada, temeraria y pondríamos en peligro nuestra vida. El miedo sirve para sobrevivir, para enfrentar con cordura los peligros y es un mecanismo adaptativo.Tiene que ver con nuestra capacidad para reaccionar rápidamente ante situaciones peligrosas. El miedo por tanto, tiene una utilidad importantísima en nuestra vida, pero siempre que sean miedos funcionales, miedos racionales. El miedo por tanto, será una emoción que funcionará según nuestros modelos y patrones mentales, funcionará según nuestro aprendizaje de vida y de ahí la importancia de distinguir cuándo esta emoción pasa a ser algo problemático o disfuncional.

Miedo disfuncional: El problema con nuestra emoción miedo, es cuando nuestras creencias e interpretaciones hacen que sintamos temor de forma irracional. Realmente estaremos sintiendo miedo de nuestro miedo!. Si gestionamos de forma disfuncional nuestro miedo, estaremos incorporando un freno a lo que queremos realmente hacer: no llevar a cabo un proyecto, un sueño, no realizar un viaje, no tomar decisiones, no asistir a una entrevista o no darnos la oportunidad de conocer gente y oportunidades. Entonces el problema ahora es qué hacemos con el miedo que nos paraliza!. Tenemos miedo y no sabemos realmente por qué.

¿Cómo reconocemos el miedo?: siempre que ante una situación deseada o anhelada vemos que las excusas para llevarlas a cabo comienzan a hacer su aparición, seguramente estamos lidiando con nuestros miedos. Solemos esconder esta emoción haciéndola creíble para nosotros: “no tengo tiempo”, “ahora no es un buen momento”, “primero haré esto otro antes de…”, “lo intentaré más adelante”, “ahora no puedo pero ya lo haré”, “seguro que hay gente más preparada que yo”, y así un largo etc.. Te aseguro que si pensamos bien la situación, la analizamos con sinceridad y profundamente, seguro que reconocerás que está el miedo acechando.

¿Cómo enfrentar el miedo?: lo primero que debemos saber es qué nos gustaría hacer y no hacemos, qué queremos conseguir y no conseguimos, cómo nos gustaría vivir y no vivimos. A partir de ahí, debemos pensar en qué se basan esos miedos que están frenando nuestros deseos, cuáles son las creencias que lo apoyan, qué influye de mi pasado en esta emoción y qué puedo hacer yo para que no afecte de forma disfuncional nunca más a mi vida.

Pasos para enfrentar el miedo: Aquí te sugiero unos pasos simples para que logres gestionar el miedo que te paraliza.

  1. Ponle nombre a tu miedo y reconócelo sin juzgarte: miedo al fracaso, a perder algo, a exponerte ante los demás, al rechazo, a sobresalir, a ser señalado, al qué dirán, a la soledad, a la pérdida, a la enfermedad, a la vejez, al sufrimiento, a no dar la talla, a no saber lo que te preguntan, a hacer el ridículo, etc.
  2. Reconoce cómo el miedo se expresa en tu cuerpo: rompe con la expresión del miedo en tu cuerpo, por ejemplo, cambia de postura cuando notes que el miedo comienza a hacer su aparición, realiza ejercicios de respiración cuando empieces a notarla agitada, da un toque muscular a tu cara cuando comiences a notar su temblor, etc.. El miedo tiene su propio lenguaje corporal y debes aprender a reconocerlo para cortar con él.
  3. Analiza por qué apareció el miedo en situaciones similares pasadas. Conoce la historia de tu miedo, intenta ir hacia atrás y descubre por qué apareció, en qué momento, quienes estaban en esos momentos, qué lo originó. Un buen ejercicio para éste análisis es escribir lo que tu mente diga cuando le des la orden de encontrar el origen de tus miedos. Te sorprenderá las posibles asociaciones que irás descubriendo. Una vez conocido el origen de tu emoción paralizante, podrás preparar un plan de ataque para que ya no tenga tanto impacto en tu vida cotidiana.
  4. Toma conciencia de tus éxitos anteriores: También tendrás una historia de éxitos antes de que apareciera el miedo. Toma conciencia de los recursos que utilizaste para alcanzar metas pasadas satisfactorias. Descubre tus talentos, tus valores, tus fortalezas, tus herramientas actuales que puedas utilizar. Debes saberte un ganador/a y no vivir como un perdedor/a. El miedo apareció en un momento determinado de tu vida y debemos reconducirlo para retomar los momentos de éxito que también han existido y pueden volver a tu vida.
  5. Piensa en qué es lo peor que puede pasar si te arriesgas: ser consciente del peor escenario posible si enfrentas tus miedos, te ayudará a darte cuenta de lo exagerado que es tu temor y tu ansiedad. En la gran mayoría de los casos, el peor escenario posible es bastante mejor que las consecuencias que puede haber en tu vida por no enfrentar una situación determinada debido al miedo. Por ejemplo, si no acudes a una entrevista por el miedo, jamás tendrás ni siquiera la opción a que te acepten o rechacen; si no hablas a la chica que te gusta, ésta jamás sabrá ni siquiera que estabas interesada en ella; si no cambias de ciudad por el miedo a lo que te pueda esperar ese nuevo lugar, jamás sabrás si era algo maravilloso o que podría haber cambiado tu vida; si te da miedo cambiar de look, jamás sabrás lo hermosa o atractiva que podrías haberte visto, y así, cientos de situaciones simples y complejas que se ven sometidas al miedo. Me gusta mucho la siguiente frase que he leído en algún momento en la red: “Hazlo, y si te da miedo, hazlo con miedo”.
  6. Plan alternativo: cuando el miedo se apodera de ti ante una situación cualquiera, realmente lo que está ocurriendo es que te está avisando de la situación peligrosa que vas a enfrentar y de la posibilidad de falta de recursos que te impedirán salir airoso/a. Deberás tener un plan de contingencia, un plan alternativo ante las situaciones que se puedan presentar. Simplemente con el reconocimiento de tus miedos que ya has hecho, tus probabilidades de éxito han aumentado. Ahora si planificas acciones alternativas, realmente estarás enfrentando con éxito la situación de peligro. Por ejemplo, en el caso de las entrevistas, preparalas con anterioridad, no dejes ningún detalle suelto, manéjate con seguridad y piensa que no eres perfecto, que puedes equivocarte, que puedes no saber y que la persona que te entrevista es un ser humano igual que tú . Te recomiendo: 16 consejos básicos en el momento de la entrevista laboral. y Preguntas y respuestas en una entrevista laboral.
  7. Enfréntate de forma gradual a tus miedos: enfrentar una emoción tan potente como el miedo, debe hacerse poco a poco, debemos ir acostumbrando a nuestro cerebro a una nueva forma de respuesta, debemos ir haciendo nuevas conexiones funcionales. Por ejemplo, si tienes miedo a hablar en público, empieza hablando en grupos reducidos y en situaciones donde tú puedas tener el control, poco a poco podrás ir generalizando a otras situaciones; otro ejemplo, si te da miedo una entrevista laboral, debes practicar formas de hablar, tu lenguaje corporal, tu forma de comunicarte, debes grabarte para retroalimentarte de los posibles errores, etc. Existen muchas alternativas para enfrentar el temible miedo.

Prepárate, ejercita, practica y verás como poco a poco dejarás de tener miedo a tu miedo.

http://www.psicologiayapoyoalcorcon.blogspot.com

http://www.gimnasiodepsicologia.wordpress.com

Carmen Paz Alza Millie. Psicóloga

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s